jueves, 12 de enero de 2017

2 Buika y Chucho Valdés - El Último Trago


¡Un soberano disco! Si aún no lo han escuchado, se están perdiendo de una de las voces más lindas de nuestra época: Buika, quien hace del flamenco una vía para expresar ese poder que tiene en la voz. En este material se hace acompañar de Chucho Valdés, el hijo de Bebo Valdés, pianistas cubanos que lograron cruzar fronteras tan solo acompañados de su piano.

Por cierto, Bebo Valdés es quien acompaña a Diego El Cigala en su disco multipremiado "Lágrimas Negras" y si encontramos alguna similitud en Buika y Diego, ha de ser que han logrado darle un nuevo matiz al flamenco al combinarlo con ritmos latinos.

En doce canciones hacen un homenaje a Chavela Vargas, que a pesar de que no eran escritas por ella, las hizo suyas por la manera de interpretarlas y transmitir ese desgarro en el alma que conlleva el sufrimiento del amor no correspondido. Chavela, Mexicana por que quiso, pero costarricense de nacimiento, hizo grandes interpretaciones de las canciones de Jose Alfredo Jiménez y de muchos otros. Vale mucho la pena escuchar el sentimiento y la potencia que tiene la voz de Buika, el piano de Chucho hace un excelente acompañamiento para todos los tracks.

¿Hay algún otro mejor ejemplo de dar "La Vuelta Al Mundo" en un disco? Algunas de las canciones, escritas por un mexicano, que en algún momento las hizo famosas una cantante de Costa Rica, ahora en voz de una cantaora de Flamenco Española con raíces africanas y teniendo a Cuba en el piano de Chucho. ¿no es maravilloso? La música hace fluir un gran río donde todos pueden llegar a beber agua y disfrutar y enloquecerse con el sabor de cada nota.

Un disco que llegó a nuestras manos en el 2010 quién sabe cómo, pero de que lo hemos disfrutado y gozado, sin duda alguna. Cada toque desgarrador en la voz de Buika es un regalo para el alma, esa impresión al escucharla en armonía con el piano hace que el tiempo se detenga, qué importa que afuera llueva o el sol se derrita en los árboles, lo que vale la pena es escuchar esto, como aquél niño curioso que encendía el tocadiscos y esperaba pacientemente a que la aguja cayera sobre el acetato.

Para finalizar, recomiendo escuchar: Soledad, Las Ciudades, En el último trago, Se me hizo Fácil, Un mundo Raro, Somos, Las simples Cosas, Vámonos. Es difícil elegir cuál sería la mejor, pero ya ustedes tendrán la última palabra.

¡Buenas noches!



No hay comentarios:

Publicar un comentario